Kiva (y II)

Todavía recuerdo cuando el bueno de Carlos me presentó Kiva [en], una comunidad de ayuda creada con el fundamento de los microcréditos como pilar central. El post es de Noviembre de 2008 y he pensado que es buen momento para retomarlo.

Ha pasado mucho tiempo y sigo siendo un usuario activo del servicio. Lo veo como una manera de ayudar sin apenas tener que mover el culo del asiento. Y si quitamos la necesidad del esfuerzo físico o mental, no sé qué excusa puede haber para meter un puñado de dólares/euros y no volverlos a sacar sino mantenerlos prestándolos una y otra vez. Aunque aviso que con el tiempo terminas metiendo más dinero para apoyar a más y más gente 🙂

Perdonad el off-topic pero siempre me parece oportuno sacar de cuando en cuando estas cosas. Siempre he pensado que los que os dejáis caer por aquí os merecéis “algo” por el esfuerzo y por eso monto siempre que puedo sorteillos o concursos. En ocasiones como ésta pido algo diametralmente opiesto: que penséis si no tenéis vosotros un par de euros sueltos para que la bola siga girando para ayudar 🙂

Kiva [en]

  • Capitan Tostadilla

    Creo… que deberías echarle un vistazo al documental Microcreditos que muestra el lado no tan bonito del tema :/

    En su momento lo hecharon en DocumentosTV, pero como ya no está, puedes verlo aquí:
    http://www.documaniatv.com/social/documentos-tv-microcreditos-video_48e3bb3e2.html

  • Skeku

    @Capitan Tostadilla, eso es un tema que se ha debatido también mucho por los foros de Kiva y en efecto, se puede ver desde otro prisma totalmente diferente. Kiva realmente no es quien marca las tasas de interés por ejemplo y podemos verlas como desproporcionadas en algunos casos. Kiva por un lado filtra lo que considera organizaciones que trabajan con usura y porcentajes que no se corresponden con la realidad de la localidad sobre la que se actúe. Que ojo, no podemos extrapolar nuestras condiciones a las de otros países totalmente tercermundistas.

    Quiero creer que si a pesar de jugar con porcentajes tan elevados de interés, la demanda es tan alta, es porque algo no está tan mal. Pensemos además que estos microcréditos se basan en la idea de prestar dinero para invertir en algo, no para “pagar”.

    Yo quiero creer que Kiva sirve para algo. Tampoco llego a ver si realmente mi dinero llega al usuario final que lo solicita…pero tampoco lo veo en ninguna otra ONG.

  • Pingback: Cuatro años en Kiva | Papeles en blanco()