Parecidos razonables: Stranger & Stranger Absinthe vs Olave

absynthe-olave

Uno de los temas más recursivos de los correos que me siguen llegando son los candidatos a salir en la sección de los parecidos razonables. Supongo que es normal. En cualquier lugar podemos sorprendernos ante lo que quizá es un trabajo que parece ir más allá de lo que consideramos inspiración o que literalmente suponemos es una copia en toda regla.

Si me he traído este caso es porque me recordó lo visto en un programa de la televisión donde precisamente visitaban una empresa que se dedicaba a comercializar su propia marca de bebidas, haciendo que el etiquetado y la botella fueran MUY fieles a lo que en el mercado se vendía como el producto original. Todo un buen ejemplo de saber hasta dónde podemos llegar cumpliendo la legalidad (sin mencionar si es moralmente correcto).

En cualquier caso, Jesús es quien me hace llegar este ejemplo de parecido, comparando el etiquetado del Vermouth Olave y el proyecto ganador del premio Dieline Awards 2011, Stranger & Stranger Absynthe [en]. Está claro el parecido, ¿no?

Parecidos razonables en carteles falleros

Parecidos en carteles fallas

No está teniendo tanta repercusión como el de la Copa Davis pero también tiene su miga. Y es que hace unos días me escribía Rodrigo para ponerme al corriente de un caso de parecidos que se ha hecho público en uno de los múltiples concursos carteleros que se dan. Me ha parecido especialmente de interés porque recuerdo que el de la izquierda se comentó en su día en los foros de Domestika, hablando de lo poco habitual de la estética para un cartel de esta temática. El caso es que ha vuelto a dar que hablar 🙂

El cartel “Menina Fallera”

Plagio o falta de originalidad (y III)

Plagio o falta de originalidad

Aunque en un principio lo iba a poner como un parecido razonable más, creo que le venía mejor que el titulo continuase (y cerrase) la trilogía dedicada a este tema (el anterior y el primero).

Me lo ha enviado Cristian y parece que el autor del original (el de la izquierda) se enteró y por tanto la “copia” ya no está disponible. Y creo que hay casos en los que basta con decir que aunque seguramente lo hayas hecho tú, la idea no es original. Aunque en este caso no sé yo si hay copy paste literal. Debo decir de todas formas que a mí particularmente me gusta más la “copia” 😛

PD: ¿Veis? En este caso el mismo autor hace su particular dibujo que no es original tampoco pero al menos se ve que lo ha hecho él y que si se molestara en decir de quién es el original, no creo que pasara nada. ¿O sí? Siempre hablando desde un punto de vista de practicar y tal, nada de hacerlo en un proyecto real. Para eso que contraten al original. Sería lo suyo.

Flagrantes plagios

Flagrantes plagios

Este es un enlace que puse en el facebook de Criterion hace tiempo y ahora lo rescato para darle su espacio en la web. Se trata de Flagrantes plagios, una web que recopila casos en los que muchas veces la originalidad brilla por su ausencia. Pero recordad que muchas veces no es lo mismo una cosa que otra. Porque me da la impresión que se está banalizando demasiado el uso de la palabra plagio y tampoco es algo que sea bueno.

Os recuerdo ya que estamos, Similarities que es un grupo en Flickr con temática similar.

Plagilleros

Un parecido razonable reciente

Parecido razonable pep carrió

Tengo en barbecho la sección de parecidos razonables porque, aunque aún nadie me lo haya dicho hasta el momento, no tengo intención de convertir este rinconcito es la búsqueda de la polémica fácil. Ya dejé caer algo hace un tiempo. Hasta ahora creo que he “mantenido a raya” la sección al mostrar algunos casos que se han hecho a mala fe o algunos que son meramente una coincidencia (estos últimos para darnos cuenta que muchas veces no somos tan originales como creemos). Pero como ya digo no me interesa darle más bombo del que merece salvo excepciones.

El caso es que Annie puso un parecido hace unos días y lo enlace en la página de Facebook. La cosa no iba a ir a más pero he visto que el tema se ha mantenido calentito en gràffica y he considerado oportuno dejaros los enlaces hasta el par de posts que han dedicado al asunto por si queréis saber más:

Cocos: el error de Pep Carrió y A propósito de un error o de la moral de los diseñadores.

Plagio o falta de originalidad? (y II)

Por si en su momento no estabas por aquí y te perdiste la primera parte, haré una pequeña síntesis:

Hay que tener mucho cuidado cuando señalamos con el dedo

Veamos: todos estamos de acuerdo en que hemos conseguido tumbar algún caso flagrante de parecido razonable que cantaba demasiado. Pero no todo es lo que parece. Y con esto quiero referirme a que últimamente casi todos los correos sobre parecidos que me llegan, o son plantillas o son parecidos casuales que no van más allá. Es como disparar sin preguntar antes. Tengamos cuidado señorías. Os comento un poco el método que pongo en marcha cuando aparece un caso de parecido:

Los casos que me huelen a plantilla o en los que dudo realmente, estoy empleando el método de subirlo a la página de Facebook (un ejemplo) para que allí lo podamos comentar entre todos.

Los casos en los que el parecido es casual ya sea en forma o función, los discuto primero por correo y luego si quien me lo envía lo sigue solicitando, lo cuelgo en la página de Facebook. Intento evitar problemas de esta manera.

Los casos flagrantes los pongo directamente aquí. En algún caso me he puesto en contacto de manera previa con los implicados.

Los casos en los que me pasan un parecido y en uno de los implicados se ve fácilmente “compra esta plantilla” (es una exageración pero los hay) pues ni respondo. Leñe, paremos un segundo al menos a mirar.

Todo esto lo cuento porque también detecto muchos parecidos que se me envían con personas que prefieren mantener el anonimato. Y eso me hace plantearme la duda de si es alguien cercano al vínculo en el que se da el parecido.

Resumiendo, que seamos cautos. No por este rinconcito, si no por nuestra profesionalidad. Amén.