1. La idea es estupenda pero no vale para nada. Hace bien poquito estaba paseando por la playa de Bastiagueiro (cerca de Coruña) y el aspecto era muy parecido. Le gente es muy guarra.

  2. A mi me llamó mucho la atención cuando lo ví. Y, sinceramente, comparto lo que dices. Deberíamos al menos usar la bolsa de plástico de los bocatas de mortadela que llevamos a la playa, para guardar las latas y las bolsas de las rufles :mrgreen_wp:

  3. Particularmente me toca las narices que Cruz Roja proporcione poquísima información acerca de unos cucuruchos de plástico que hace las funciones de ‘cenicero playero’, y que suelen repartir en algunas playas de España.

  4. Yo he estado en playas de caidz, huelva y málaga el verano pasado y ví nada de lo que comentas, posiblemente por lo que tú dices, que apenas hay info. Per ya te digo, bolsita de bocatas y listo 😀

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A continuación:

El ego del diseñador

El ego del diseñador