Divagaciones…

De un tiempo a esta parte he comprendido que casi cualquiera es lo suficientemente capaz como para poder diseñar sin necesidad de recurrir a los servicios que una persona con los conocimientos específicos le puede ofrecer. Hoy en día, cualquiera con una copia de GIMP o Blender (por citar proyectos GNU) puede hacer sus pinitos y realizar ese diseño de tarjetas de visita que le han pedido o esa carátula para el Cd de la boda de su primo.

No es sinónimo de crisis ni mucho menos. Esta “globalización diseñadora” abre las puertas a gente que desconoce lo enriquecedor que puede ser para ellos el mundo del diseño y quizá hacerles replantearse lo que de verdad les gusta y, a mayor competencia, mejores resultados conseguidos. Sin embargo llega un momento en el que de verdad podemos discernir entre un diseñador “junior” y uno, digamos, profesional o que realmente cree en lo que hace y le divierte.

Yo no me considero profesional pero sí que creo y me divierto con lo que hago. Y es que para mi el salir a la calle implica un bombardeo masivo de nuevas ideas, inspiraciones y regalos para la vista. Casi cualquier cosa es susceptible de hacerme pensar si su diseño es el adecuado o por contra deberían encerrar a su realizador. Todo esto, claro, bajo mi humilde opinión. Cada vez que voy de compras, que me acerco al cine a ver una buena película; cada vez que paso por ese escaparate o centro mi mirada en esa caja de perfume…es una delicia para un diseñador. No hay momento de respiro y te sientes con las irremediables ganas de empezar a intentar mejorar esos fallos que has visto o incluso de hacer un cambio por completo. Es la idea de querer cambiar el mundo con la ayuda de tu lápiz y papel. Posiblemente el que haya hecho la carátula para la boda de su primo deje lo de cambiar el mundo para otro día.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *