Probando Moo, tarjetas, mini tarjetas personalizadas y mucho más

Lo que sí que hice fue seleccionar fotos a color, en blanco y negro, a mejor y peor calidad para ver qué tal quedaba la impresión. También pude seleccionar el texto y aspecto del “reverso” de cada tarjeta… pero no sabía qué poner y solucioné la papeleta con un simple @Skeku.

packaging-tarjetas-moo

Tras pegarme un paseo hasta la oficina de Correos más cercana y recoger el pedido, me sorprendió muy (MUY) gratamente la presentación del producto. No me esperaba una cajita tan chula como contenedor de las tarjetas que pedí y no puedo negar que como consumidor del producto me sentí plenamente satisfecho. Se nota que en MOO quieren agradar desde el primer contacto visual con un mensaje cercano y un producto muy eye candy. De hecho me acabo de fijar que tienen una sección en la web hablando específicamente sobre su packaging.

moo-03

Hablando sobre la impresión pues debo decir que (era de esperar) sí que se notaba la diferencia de calidad entre aquellas fotos que seleccioné y tenían la suficiente resolución y aquellas que iban un poco más “justitas” o no presentaban el suficiente grado de enfoque para considerarlas “correctas”. Pero eso es algo que no se le puede achacar a MOO claro (y de hecho el propio asistente te lo indica). Ya me hubiese gustado contar con todas mis imágenes a buena calidad para poder haberlas conseguido con un mejor acabado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Up Next:

Saul Bass y el rediseño de Bell System

Saul Bass y el rediseño de Bell System