¿Cuándo parar?

Hay un momento en toda elaboración de proyecto en el que debemos decir basta; hasta aquí. C’est fini. Cumplidos los requisitos y satisfecho el cliente, damos carpetazo bien agusto y vemos que hay tras la puerta número dos.

Pero hay casos en los que la toma de la decisión “hasta aquí hemos llegado”, se hace un pelín más cuesta arriba. ¿Queda bien este degradado de fondo? ¿Y si le añado un arbolito más a ese foto-montaje? ¿Le cambiamos el color de ojos a esa señora que aparece en la izquierda? Dilemas y más dilemas, preguntas reflexivas que si bien lo único que buscan es una respuesta que mejore nuestros diseños, nos sumergen en una espiral descendente de más y más cuestiones.

Curiosamente, y por propia experiencia, podría decir que esto ocurre mayoritariamente cuando estamos trabajando en un proyecto propio, en algo que va a llevar nuestro sello. Y es que, señores (y señoras), no hay peor cliente que uno mismo.

Esta situación se me ha presentado unas cuantas veces en un último “ejercicio” que estoy realizando. Y estoy seguro que habrá opiniones de todos los colores como las que postulan que el propio conocimiento teórico de las características de un diseño será el que dictamine el punto final. Creo que esto es válido cuando la función es informar, transmitir una idea. Pero ¿y si lo que buscamos es una sensación, algo no tangible? ¿Estamos ante la misma situación?

Iba a empezar a hablar sobre el diseño emocional y creo que estaría mezclando churras con merinas, incluso podría llevarme este tema al terreno de la eterna discusión “arte y/o diseño” (sobre este tema, recomiendo ¿Arte, estética o ideología) asi que, céntrome y lanzo la pregunta: Ante un lienzo en blanco, ante un diseño/ilustración/collage de estas características en plena producción, ¿Cuándo parar?

  1. Yo creo que hay que para cuando pienses que los cambios que estás introduciendo hagan que el diseño/ilustración/collage tiendan a hacer que parezcan peores (No sé si me explico).

    A veces, tender al máximo de detalle lo que consigue es estropear el trabajo y esconder-eliminar-hacer perder la idea base con la que empezaste.

    Si el trabajo es para tu propio uso, creo que deberías seguir y guardar distintos estados del proyecto y así ir viendo su evolución, y cuando lo empieces a odiar, dejarlo.

  2. Alguien dijo (no recuerdo quien :?) que un cuadro nunca está acabado, yo creo que con el diseño pasa lo mismo, siempre se puede añadir o quitar algo que haga que la creatividad cambie.

    El punto justo en el que hay que parar lo dictamina el creador, es ese punto en el que dices… así esta bien, ya no lo toco más.

  3. Pues yo en esto del arte digital soy novata pero en las artes “tradicionales”, llevo 20 años ya y creo que al menos para mí, tanto en el diseño como en la pintura es el autor quien decide si esta listo o no, pero a veces el propio trabajo “informa” que ha llegado a su tope, y que si hay nuevas ideas deben ir a otro trabajo diferente, sino al final se acaba “ensuciando” la idea original con las que van surguiendo en el flujo de trabajo que se superponen y se pierde la noción original y la frescura.Si se llega a ese punto mejor guardar la idea para el siguiente trabajo o sustituirla del todo, antes que hacer un “refrito” que al final deja el mensaje confuso y la obra sin frescura, al menos para mí. 😀

  4. me ha gustado este artículo porque a mí me pasa bastante esto que cuentas… pero he llegado a la conclusión que la mayoría de las veces, estas decisiones no son realmente importantes y suelen pasar desapercibidas para la mayoría de la gente, excepto para el propio creador que le parecen importantes …
    Sólo en algunas ocasiones merece la pena realizar esos cambios, pues de lo contrario te metes en una segunda vuelta en la que empiezas a cambirlo todo y se estropean muchas cosas que estaban bien.
    Enhorabuena por el blog.

  5. Hola, hace un tiempo encontré tu página, y me ha parecido muy buen, y a lo que te refieres, ahí mucha razón, cuando nos referimos a un trabajo limpio, sin llenarlo de basura, que aunque este lleno, se vea ordenado, son situación que demandan tiempo y razonamiento para obtener un buen resultado.

    Saludos, Omi.

  6. ¡Menuda cuestión planteas!

    Yo veo varias posibilidades.

    Por un lado si tratamos un trabajo en relación con los demás, esto es, una cuestión de técnica, modas, programas, la capacidad y la forma de ver las cosas de una misma. En este caso, es imposible terminar la obra y siempre estará sujeta a cambios. Un buen ejemplo serían los tebeos de Tintín, que se fueron actualizando continuamente, puliendo el dibujo, retocando textos que podían tener un tono negativo o racista o actualizando los sistemas de color.

    Otra posibilidad, que es la más habitual, es la pelea directa y actual con el trabajo y ahí también hay dos formas de terminar el trabajo. El plazo de entrega si es un encargo, que normalmente te acaba dejando una sensación de que siempre se podía haber hecho algo más de disponer de un día más de tiempo -no sé por qué, pero siempre se necesita un día más 🙂 – y en el caso de un trabajo personal, como alguien ya ha comentado, llega un momento en que “cruzas la línea” y cada nueva aportación -sumando o simplificando- va en detrimento de la obra y ese parece ser el momento de parar… lo cual sólo significa que, en ese momento, ya no das para más.

    Luego, hay autores que por simple necesidad artística -no comercial o ética, como en Tíntín-, revisan de vez en cuando sus obras. Se me viene a la cabeza un ilustrador como el estadounidense Richard Corben, un auténtico revolucionario de la ilustración y uno de los primeros en aplicar el ordenador a la ilustración tradicional que ha “revisitado” algunas de sus ilustraciones mejorando en ocasiones pequeños detalles -tengo alguna ilustración donde se ha limitado a cambiar el color del pelo o el rostro de una protagonista, algún fondo…- y, en otras ocasiones, rehaciendo completamente la ilustración con herramientas informáticas, lo cual, dicho sea de paso, la transforma completamente.

    Seguro que hay muchas más posibilidades, pero es domingo y aún me quedan 56 minutos de The Cello de Klaus Schulze. Me gusta escucharlo con los ojos cerrados 🙂

  7. No hay mejor cliente que uno mismo; cuando el trabajo es “porque si”, cuando al fin te libras de ataduras, plazos, clientes que entienden poco y exigen mucho, trabajos mal pagados etc, y puedes dedicarte a diseñar con mayúsculas, a dar lo mejor de uno mismo a fin de transmitir una idea, quizá lo mejor fuese no terminar nunca.

  8. Este tema es muy importante a la hora de trabajar en equipo, ya que la mayoría de las veces trabajas en contra del reloj, y si luego de cumplir con los requerimentos del proyecto, sigues “mejorandolo” existe la posibilidad de arruinarlo o cambiar cosas que no necesitaban más, aunque como han dicho siempre nosotros mismos somos nuestro peor cliente.

  9. Hola a todos.
    La pregunta cuando hay que parar? es una pregunta trampa, por que cuando parar con algo que crees que no está listo?.

    No obstante creo es bueno el autoobligarse a detenerse y pensar ( coincido en eso con artysmedia) meditar lo que quieres, cuando crees que lo que estas haciendo ofrece peores resultados.

    Pero lanzo otra cuestión, y si es al revés? los nuevos cambios tienden a mejorar nuestro diseño/ collage/ ilustración?, o por lo menos lo crees?

    Por que como dejaba entrever skeku puede que el diseño emocional nos de una mala pasada, y sí estariamos mezclando churras con merinas, (eso de los pescados deja a uno tocado) y nuestro trabajo estaría en constante evolución, aunque es bueno echar la vista atrás y revisar algunos de nuetros trabajos.

  10. Yo tengo una especie de regla no escrita: No revises lo que te pareció que estaba bien ayer, sigue adelante a partir de ahí.
    También os tengo que decir que en los proyectos propios no he conseguido nunca atenerme a la dichosa regla. Nunca está exactamente como lo estoy visualizando.
    Skeku: Esperamos el artículo sobre el diseño emocional ¿eh?

  11. Hola

    La mejor receta para esa sensación de lo inacabado: un jefe que te diga que es para ayer.

    Si hay alguien que a nivel profesional en este país pueda decir que lucha contra la famosa sensación de lo inacabado, enhorabuena. Yo solo lo hací cuando era freelance.

    Salu2

  12. La verdad es que siempre encuentras cosas nuevas que modificar de los trabajos que estás haciendo, y esto como muy bien comentáis se hace más latente en los trabajos personales en los que creo yo también tienes más libertad. Y aunque muchas veces mejoras el resultado anterior uno tiene que decir “Bueno creo que ya está bastante bien y debería empezar a mirarme esto otro que tengo aquí apartado que no lo terminare ni a la de tres…”

    Aunque a veces por no dedicarle más de lo debido a un trabajo la verdad es que se puede llegar a dejar con algún detalle por mejorar un poquito… vaya!! Que problemón jajaja 🙂

    La única verdad es que esto es un trabajo y en el fondo tenemos que simplificar y optimizar el tiempo…

    Saludos!!

  13. Hola,he estado disfrutando detenidamente de todos tus trabajos y he pensado que a lo mejor me podrías resolver una duda, tengo una página web en la que hay unos botones que cuando el ratón esta sobre ellos aparece la reproducción de un cuadro mediante un clip de película pero al mover el ratón desaparece por que en el estado de reposo no hay clip de película, ¿ es posible mantener la imagen del clip una vez finalizada la animación hasta colocarse sobre otro botón?
    El problema lo puedes ver en en apartado reproducciones de arte/pintura antigua/botones verticales a la derecha de la página en www,estudioartificial.com.

    Gracias por la atención, p

  14. bueno, estoy empezando con el diseño de productos, comenze este año con la carrera, y creo q es lo indicado para mi, me interesaba desde hace mucho.

    me encanta esta pagina, relamente es una ayuda enorme para principiantes, y permite aclarar dudas como esta, antes de que ocurra la interrogante, me gusta mucho

    saludos.

  15. Buff!! Este tema me ha caído como anillo al dedo!!….y pensar que recién lo veo!…..a mi me pasa esto con mucha frecuencia……que alivio ya no me siento tan deschavetada!! jajaja…pues no soy la única con el problemita este…y que buenos coments sirven de empujoncito he! Yo creía que me tocaría pagarle a un psicólogo para que me sacara del embrollo! jajajaja

    To be or not to be, that is the question;
    Whether ‘tis nobler in the mind to suffer
    The slings and arrows of outrageous fortune,
    Or to take arms against a sea of troubles,
    And by opposing, end them.
    To die, to sleep; No more; … (William Shakespeare’s Hamlet)

    Que buen articulo! :cool2_tb:

  16. Lo malo de cuando uno diseña para si mismo es que uno nunca queda conforme, siempre piensas que lo puedes mejorar.

    Pero pues es cuestiond e cada quien determinar en donde queda perfecto

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *