Hermanos de Sangre: lecciones de liderazgo en tiempos de guerra

Hermanos de Sangre: lecciones de liderazgo en tiempos de guerra

Hace escasos días y tras un buen puñado de años sin vernos, tuve la suerte de volver a ponerme al día con mi buen amigo José Ignacio Alcalá. Durante un par de horas compartimos anécdotas y pudimos comprobar que seguimos manteniendo cuestiones comunes en torno al buen café e inquietudes sobre la vida profesional.

De nuestra charla pude llevarme un nuevo hecho curioso que también compartimos: ambos visionamos Hermanos de Sangre de manera recurrente.

‘Hermanos de sangre’ narra los sucesos que acontecieron a la compañía Easy, un grupo paracaidista del ejército de los Estados Unidos durante la Segunda Guerra Mundial que alcanzó gran reconocimiento tras la guerra, a través de los ojos del teniente Richard Winters.

Sensacine

No sabría explicar las razones que me hacen revisitar una y otra vez esta serie: puede ser su espectacular banda sonora (el tema del opening aún me pone la piel de gallina), el elenco de actores, la historia de Richard Winters… Supongo que será la suma de todo ello lo que hace que siempre me resulte agradable volver.

Sí, Ross también sale.

Volviendo a la conversación con José Ignacio, empezamos a hablar sobre nuestros roles profesionales actuales (relacionados en ambos casos con la gestión de proyectos y/o personas) y cómo en más de una ocasión nos vemos afectados por el famoso Síndrome del impostor. Hemos estado en las trincheras durante años y si bien el paso a puestos relacionados con management ha sido paulatino, recurrentemente surgen dudas sobre si mereces estar donde estás o si estás tomando las decisiones correctas cuando empiezas a asumir tareas de mayor carga operativa y ser menos ejecutor.

José Ignacio, que es un tío listo, fue lo suficientemente perspicaz como para hilar estas reflexiones con la serie mencionada, haciéndome ver los paralelismos con Winters y cómo éste se fue dando cuenta de la necesidad de adaptar sus decisiones y sus actuaciones a medida que le promocionaban a un puesto más operativo.

Sorprendido, decidí volver a pegarle un repaso rápido a la serie, leer algunos artículos adicionales, hechos históricos y extraer algunas citas del propio Winters, publicadas en el libro Más Allá de Hermanos de Sangre: las memorias de guerra del Mayor Dick Winters. Todo esto me serviría para, de algún modo, compartir algunas lecciones que pueden sacarse de Hermanos de Sangre relacionadas con management y liderazgo.

Lidera con el ejemplo. Marca el camino.

Dick Winters comenzó como un soldado más, pasando por todas las penurias junto a sus compañeros. A medida que se le presentó la oportunidad de liderar la compañía Easy, tuvo claro que el liderazgo no se impone sino que se gana:

La clave de un líder de éxito es ganarse el respeto, no hacerlo por su rango o posición. 

Richard Winters

Cuando se está en una posición de liderazgo, puede ser fácil delegar las tareas incómodas a los miembros de tu equipo, pero al final del día, si quieres ser un líder, tienes que estar dispuesto a lidiar con lo bueno y lo malo.

Dirige desde el frente. Di: «¡Sígueme!» y luego lidera el camino.

Richard Winters

Hay varios momentos documentados en los que Winters ejerce un liderazgo táctico ejemplar, siendo el asalto a Brécourt Manor uno de los más sonados.

En mi caso particular, la frase que he empleado en más de una ocasión hablando con mi equipo es «La caquita cuando nos la comemos entre todos, sabe mejor». Creo que deja clara mi postura.

E de Easy, de Equipo y de Empatía.

Un buen líder debe conocer a su equipo, comprender sus necesidades, deseos y también su forma de pensar. Debe entender cómo mantener la moral y la concentración de sus miembros. 

Desarrolle su equipo. Si conoce a su gente, es justo la hora de establecer objetivos y expectativas realistas y predica con el ejemplo, desarrollará el trabajo en equipo. Delegue responsabilidades en sus subordinados y deje que hagan su trabajo.

Richard Winters

En un contexto bélico, los lazos probablemente se estrechen de una manera mucho más profunda que lo que podemos llegar a sentir cuando un proyecto «se tuerce», sin embargo no tengo ni el más mínimo interés en vivir una situación así. Prefiero quedarme con los proyectos torcidos que me han hecho pasar más de una noche y más de alguna hora extra simplemente haciendo compañía virtual mientras compañeras y compañeros hacían su trabajo.

Esto en sí mismo no tendría que ser una actitud encomiable y mucho menos sostenible en el tiempo. Pero si hay que bajar al barro, se baja. Para mí, es un acto reflejo.

Aunque no he podido verificar si es cierto, hay citas que indican que durante el Asedio a Bastoña, Winters estuvo en las trincheras en numerosas ocasiones junto al resto de su compañía (cuando en realidad por rango no era necesario).

Los líderes invierten en su equipo a largo plazo.

En el equipo de diseño de Cabify (y en la empresa en general) tenemos muchos mecanismos para establecer objetivos y fomentar el desarrollo profesional. Establecer objetivos ayuda a eliminar la incertidumbre y las ambigüedades, estresores que en mi opinión hay que intentar mantener a raya.

Disponer de herramientas para combatirlos es un lujo y un gustazo. Tampoco es nada secreto y muchos de los con los que trabajamos están comentados de rebote en La falacia del coleccionista donde recopilé un montón de material sobre este y otros asuntos de similar interés.

Sé humilde y agradecido

Los que compartieron momentos vitales durante la guerra con Richard Winters dicen de él que era un hombre tranquilo, reflexivo y modesto. Su principal preocupación era hacer el trabajo, sacar lo mejor de sus hombres y asegurarse lo mejor posible de que volvieran a casa con vida. Pero eso no quiere decir que no tuviese «enemigos».

La serie de HBO presenta al personaje de Herbert Sobel, primer comandante de la compañía, como un claro ejemplo de excesiva rigurosidad y falta de empatía. Más allá de posibles exageraciones o dramatizaciones, en Wikipedia hay un pequeño apartado donde se documenta la tensión y el problema de liderazgo de Sobel.

Lo que molestaba a los oficiales de la Compañía Easy, incluído yo, no era el énfasis que ponía Sobel en la disciplina estricta, sino su deseo de liderar con el miedo y no con el ejemplo.

Richard Winters

A pesar de su choque de personalidades, Winters hizo público que consideraba que al menos parte del éxito de la Compañía Easy se debió al extenuante entrenamiento y a las altas expectativas de Sobel, lo que ponía de manifiesto su capacidad para dar crédito y agradecer a quien lo merecía.

El 6 de junio de 2012, 68 aniversario del desembarco del Día D, se homenajeó a Winters con una estatua de bronce ubicada cerca de la aldea de Sainte-Marie-du-Mont, Francia. De manera previa Winters accedió y dió su visto bueno a dicho evento con la condición de que el monumento se dedicara no sólo a él sino a todos los oficiales menores que sirvieron y murieron durante los aterrizajes de Normandía.

Creo que a menudo infravaloramos lo positivo de dar reconocimiento y me parece que para lo poco que cuesta dar las gracias, deberíamos hacerlo más.

Mens sana in corpore sano

No solo de táctica, liderazgo y humildad vivía Winters:

Manténgase en plena forma física: la resistencia física es la raíz de la fortaleza mental. Admito libremente que he sido bendecido con una sólida constitución física, pero siempre que he podido, he aprovechado la oportunidad de mejorar mi resistencia física.

Richard Winters

Me resulta curioso no ver demasiadas menciones al apartado físico y a la alimentación cuando nos atrevemos a compartir experiencias o consejos que puedan tener algo que ver sobre el tema de hoy. No seré yo quien descubra a nadie hasta qué punto se puede llegar a relacionar una buena alimentación y cierta actividad física con un mejor desempeño de tareas mentales o la toma de decisiones bajo cierta presión. No hace falta estar comiendo lechuga, pollo y arroz todo el día ni tampoco corriendo maratones.

Sobre alimentación recomiendo mucho lo que escribió Samuel Gil sobre aplanar la curva de la glucosa. Sobre deporte y hacer ejercicio cualquier cosa que hagamos ya será buena. En general el ejercicio tiene un efecto acumulativo a nivel fisiológico y de habilidad técnica. Salir a dar un paseo largo, el gimnasio… Para los más caseros tenemos a Oliver Sjostrom que nos ofrece un montón de rutinas cortas para hacer en cualquier rincón de casa sin necesidad de materiales. Lo mismo que hace Sergio Peinado. Y las hago. Y sudas. Mucho.

Si de gamificar se trata pues Fitness Boxing o mismamente Ring Fit. También los tengo. Y los uso. Y sudas. Mucho. La cuestión es que nos movamos y no estemos sentados continuamente 8-10 horas. Se nota la diferencia, palabrita.

Voy cerrando que va siendo hora y tengo que hacerlo de la manera más obvia que puedo: recomendando la serie.

Tenéis que ver Hermanos de Sangre y podéis hacerlo en HBO Max.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

midjourney
A continuación:

Skynet ha llegado... y nos ha salido artista.

Skynet ha llegado... y nos ha salido artista.